Enjoy Santiago: cómo sentirse distinto

Por Cristóbal Forttes, gerente de ventas de GoChile

A fines del año pasado tuve la oportunidad de visitar el recién inaugurado Hotel del Valle, parte del complejo Enjoy Santiago, ubicado en el km. 53 de la autopista los Libertadores, a una hora de viaje desde la capital, y justo en el medio de dos imponentes cerros desde donde el valle del Aconcagua comienza a extenderse. Llegué con mi señora, con las expectativas de tener un fin de semana de descanso, y aprovechar de celebrar nuestro aniversario de matrimonio.

En el transcurso del viaje comencé a dibujar en mi cabeza la imagen de lo que podía ser el hotel, ya que por lo general me pasa que rara vez las páginas de internet, o cualquier tipo de material publicitario, me dicen mucho sobre un lugar. Por lo mismo, trato de crear esta imagen según mis propias experiencias pasadas. Los que hemos tenido la suerte de haber visitado Las Vegas, en Estados Unidos, hemos experimentado de primera fuente lo que significa vivir una experiencia donde el juego es amo y señor. Todo el resto de los servicios, como la  hotelería, gastronomía, comercio y los shows no hacen más que reforzar la creación de una experiencia única y en muchos casos irrepetible, que gira en torno a un tipo de pasajero que sabe lo que quiere y que busca un momento para salir de lo cotidiano y sentirse distinto

Es un medio que los chilenos ya hemos ido conociendo y sigue en crecimiento, con 6 millones de visitas durante el 2011 a toda la red de casinos a lo largo y ancho del país, con un gasto promedio por visita por la nada despreciable suma de $38.000 (CLP).

Y Enjoy, sabe muy bien cómo crear estas experiencias. Está presente desde hace mas de 30 años en Chile por medio de la concesión que mantiene en el Casino de Viña del Mar, y durante el último tiempo ha desarrollado un agresivo plan de crecimiento, teniendo presencia en importantes polos turísticos. Con más de 1.300 maquinas de azar, 50 mesas de juegos, 8 bares y cafés, su recién inaugurado Hotel del Valle, Enjoy sabe satisfacer distintas necesidades a tarifas bastantes razonables. El complejo cuenta además con una grandísima oferta de eventos que incluye artistas nacionales de la talla de Kramer o Álvaro Salas en el humor, Los Jaivas y Los Tres en la música, e internacionales como Paloma San Basilio, todos parte de una oferta de entretención que se preocupa de mantener todo el año, y así no caer en el vacío de las temporalidades.

En relación al nivel de servicio, es importante señalar que si bien en ocasiones un pasajero experimentado puede notar pequeños detalles, estos mucho tienen que ver con que gran parte del personal es reclutado en la misma zona donde se ubican y están en constante entrenamiento. Esto es algo tremendamente valioso y positivo para las distintas comunidades, al crear empleo y ser un importante motor para el desarrollo económico regional. Sin perjuicio de lo anterior, Enjoy Santiago saca una excelente nota en lo referente al servicio.

Desde la llegada uno es muy bien recibido por un valet parking, que desde el primer momento se preocupa de acomodar tu auto, sin fijarse si es un BMW, un Mercedes o un Toyota Corolla. Cada pasajero es importante y se merece la mejor atención. Acto seguido el pasajero entra a un lobby donde se sirve café con galletas, o bien un vaso de jugo bien helado para soportar la temperatura en una zona que es conocidamente calurosa. Si bien en el mismo lobby del hotel se puede consultar por actividades y tours para realizar, la oferta que proponen es más bien limitada y por lo mismo recomiendo consultar a los expertos de GoChile.

Desde el punto de vista de la infraestructura, el Spa Natura Vitale es un lugar muy bien equipado que cumple con todos los estándares que requiere el spa de un hotel 5 estrellas. Lo mejor de todo es que se respira armonía, lo que permite tener un descanso real fuera del bullicio e intensidad que se vive en el casino. En un piso superior se encuentra la piscina, ubicada al costado de una terraza desde donde el visitante podrá disfrutar de la maravillosa vista al valle junto a un bien preparado bloody mary o un mojito, para terminar de recargar las pilas.

He tenido la suerte de estar en muchos hoteles y por lo mismo me doy cuenta fácilmente de las diferencias en los detalles. En un mundo plagado de habitaciones ejecutivas con el mismo tipo de decoración, distribución e incluso programación televisiva, uno agradece enormemente ver algo distinto y acorde con otros estándares. Las habitaciones del hotel Enjoy son cómodas, funcionales, con vista al valle y con una tina al medio del baño digna de un rockstar o por lo menos de uno frustrado. Todo esto ayuda a crear toda una experiencia que finalmente logra el objetivo final que tiene todo gran hotel: superar las expectativas del cliente.

En el primer piso se encuentran dos restaurantes y un excelente bar, destacando el servicio y la comida del restaurante La Barquera, que con sus gnocchis, pastas y pizzas resaltan el talento de su excelente chef. El desayuno de la mañana, servido ahí mismo, es clásico y similar al de la mayoría de los hoteles de esta categoría, pero se diferencia por la repostería, con ricos pasteles que dan ganas de repetirse una y otra vez.

En resumen, volvimos a Santiago descansados y contentos de haber podido disfrutar una experiencia fuera de lo común, tanto para los aficionados al juego como para cualquier tipo de cliente que quiera vivir algo distinto, y lo mejor de todo, muy cerca de nuestra casa.

* Puedes reservar tu noche en el Hotel del Valle aquí.