Cervecería Mahina: la cerveza de Isla de Pascua

Nuestra ejecutiva de marketing, Karina Pires, aprovechó su viaje a Isla de Pascua para conocer el procedimento de la fabricación de la famosa cerveza de Rapa Nui, la cerveza Mahina, y aquí nos cuente de su visita.

Por Karina Pires

Fundada en el año 2008 por Fernando Undurraga, Mike Rapu e Eduardo Salfate, la idea principal tras las Cerveza Mahina era crear un producto con denominación de origen pascuense y transformarse en el primer producto elaborado en Isla de Pascua de exportación mundial. Iniciaron sus ventas en 2009 y hoy en día la cerveza ya comienza a comercializarse en Chile continental, además de haber sido representada en varias ferias internacionales de Nueva York, Holanda y Alemania.

La cerveza, que se elabora con los mejores granos, levaduras y lúpulos del mundo, importados desde Argentina, USA y Bélgica, tiene como sello el agua de Rapa Nui, que representa el 80% de la cerveza y le otorga características únicas que la define positivamente sobre las demás. Actualmente la cerveza Mahina se encuentra en dos variedades: Pale Ale (4,5°) y Porter (6,8°).

Para la fabricación de la cerveza Fernando Undurraga reclutó a Sofía Fernández y Pedro Salfate, que cuando estaban en Santiago, habían hecho curso de cervecería casera. Pedro estaba trabajando en una cervecería cuando la prima de Pedro se casó con Fernando ,y este lo invitó al proyecto haciéndose cargo de la cervecería en Isla de Pascua. La pareja creó entonces la fórmula de la cerveza, y desde el inicio hacen todo, desde calentar el agua para la preparación, hasta etiquetar las botellas manualmente y venderlas.

El proceso de fabricación

Todo empieza en una olla donde se calienta el agua, pasando posteriormente a otra donde se hace la maceración de la cerveza, que con agua tibia debe dejarse reposar por un rato. Entonces las semillas se transforman en azúcar y se fermentan por la temperatura elevada. Ese azucarado se pasa hacia la otra olla, donde se hierve todo ese azúcar transformado este en alcohol. Una vez que se termina el proceso de hervir el azúcar, el alcohol pasa a través del circuito a un banco de frío, y posteriormente al fermentador, el cual mantiene la temperatura de la cerveza estable a 19ºC, durante 7 días. En estos 7 días todo azúcar que es consumido se transforma en alcohol. Terminado el proceso de fermentación se le da un golpe de frío a la mezcla hasta 5 grados y entonces está listo para el proceso de embotellado.  La cocción propiamente, antes de guardar la cerveza en reposo, dura ocho horas, y alcanza para producir entre 500 a 600 litros llenando de 1.400 a 1.600 botellas, aprovechándose toda la producción. Nada se bota, todo se produce se vende.

Después de la etapa de fabricación viene el proceso de embotellado y luego poner la etiqueta en la botella. El proceso de etiquetar toma su tiempo porque se hace a mano, botella por botella, por Sofía y Pedro.

La cervecería está abierta de lunes a viernes, siendo los días lunes el día en que se fabrica la cerveza. Por lo tanto si deseas conocer la cervecería debes visitarla de martes a viernes, y puedes contactarte con nosotros para que te reservemos una cita.