Hotel Río Serrano: una puerta a las Torres del Paine

Nuestra ejecutiva de ventas, Claudia Rivera, nos cuenta su experiencia en la hermoso Hotel Río Serrano en la puerta sur del Parque Nacional Torres del Paine, en plena Patagonia chilena.

Por Claudia Rivera

En marzo de 2011 tuve la oportunidad de alojar en el Hotel Río Serrano, que se ubica a la entrada sur del Parque Nacional Torres del Paine, y debe su nombre al Río Serrano, que desemboca en el Seno de Ultima Esperanza. Con una ubicación privilegiada, está rodeado de un hermoso entorno natural y tiene una espectacular vista del Macizo Paine.

El hotel se caracteriza por sus amplios especios comunes, donde puedes disfrutar de la hermosa vista hacia las torres, sentarte en un sofá y leer un libro, o tomar un trago escuchando el intenso viento de la Patagonia. La decoración es rústica y cálida, utilizando como materiales principales la madera y la piedra. Las habitaciones son espaciosas y confortables, destacando la vista de las habitaciones Torres del Paine (con vista a las Torres), mientras que por otra parte están las habitaciones Monte Balmaceda, que tienen vista al monte del mismo nombre.

Tras un largo día de excursiones, el punto de encuentro es el bar Dickson, con música en vivo, televisión (el único, ya que en las habitaciones no hay), y por supuesto una variada carta de tragos, bebidas y snacks para disfrutar. Allí los pasajeros se reúnen a comentar las actividades del día antes de la cena, con un buen menú, perfecto para reponer energías.

Algo que destacaría es que el personal siempre mostraba buena disposición hacia los pasajeros, y los guías que van a cargo de las excursiones son jóvenes que se nota disfrutan de la naturaleza y traspasan esa motivación a quienes acompañan.

En mi caso particular hice el trekking “Salto Grande-Mirador Cuernos” y lo disfruté muchísimo, tomando en consideración que no soy muy buena para caminar. Fuimos con una familia, incluyendo un pequeño de 5 años que resistió súper bien, a pesar de que el clima no nos acompañó (estaba nublado y en algunos tramos con lluvia). Al final del recorrido, la van nos estaba esperando con un snack para reponer las fuerzas.

En resumen, le recomendaría este hotel a un pasajero que busca un lugar cómodo y que por un buen precio le ofrecerá un servicio e instalaciones de gran calidad.