Paseando por Rapa Nui

Por Karina Pires

Rapa Nui es un lugar único y lleno de historias interesantes. Inicialmente fui a Isla de Pascua con la esperanza de encontrar una playa preciosa, como esas playas de Tahiti. No las encontré, pero descubrí muchos misterios que en Tahiti jamás imaginé encontrar.

Su tradición es muy llamativa. Los pascuenses o Rapa Nui son muy alegres y divertidos, listos para hablar sobre su pasado, tradiciones, y contarte de su vida. Hay que tener cuidadoso con ser demasiado amistoso con los pascuenses, porque mucha amabilidad puede significar algo más para ellos.

A pesar de ser una Isla, Isla de Pascua tiene solamente dos playas, donde puedes echarte en la arena, relajarte y bañarte. La más famosa se llama Anakena, una playa bonita, llena de coqueros y un Ahu, como llaman los altares, con moais falsos para sacar fotos.

Para quien no lo sabe, los moais son “los seres muertos en vida”, esto significa que se hacía un moai de las personas que morían y la ponían en un altar mirando hacia su tribu. Creían que de esa forma la energía del muerto era transmitida a través del moai, protegiendo a la tribu de los enemigos.

La Isla está llena de estos moais, unos verdaderos y otros falsos, ubicados en diferentes lugars y cada uno con su historia. Puedes encontrar moais verdaderos en Rano Raraku (donde eran fabricados los moais), en Ahu Tongariki (donde hay 15 moais restaurados en un altar), en Ahu Akivi (únicos moais verdaderos que miran hacia el mar), en Tahai (donde se encuentra el único moais con ojos), en Aka Hanga (donde se encuentran los moais destruidos) y en otros lugares recomendados por los mismos Rapa Nui.

Además de la cultura del lugar hay muchas actividades que se pueden hacer en Isla de Pascua, como snorkeling, buceo, cabalgatas, trekking, andar en cuadrimotos y hasta arriendar un auto para pasear y conocer los lugares más lejanos de la Isla. Un recomendado es detenerse algunos minutos para comer una típica empanada de atún en el restaurante de La Tía Berta.

Hay varios restaurantes que recomiendo en Isla de Pascua, como el Haka Hanu y el Kanahau. Lo principal es que en alguno de ellos pruebes el atún, pescado típico de la Isla y simplemente delicioso. Para la noche recomiendo el restaurante Te ra`ai, un poco más caro que los demás pero que vale muchísimo la pena. En Te ra`ai ellos te enseñan muchas palabras y bailes Rapa Nui, además de los costumbres existentes en la Isla. La cena es compuesta de tres ambientes y partes; la primera parte es al aire libre, donde te enseñan el baile típico y cómo se hace el curanto. En el segundo ambiente se cena la sabrosa comida casera de la Isla, escuchando una música en vivo. Después de la comida te llevan a un encenario-show donde te cuentan un poco de la historia de la isla, todo mezclado con baile. Un verdadero espectáculo.

La Isla de Pascua, más conocida como Rapa Nui, es sin duda un lugar muy especial. Para visitarla y aprovechar tu viaje al máximo una parte importantísima del viaje es conocer su historia y tradiciones. Es un lugar donde todo lo que ves te remonta al pasado y los acontecimientos de siglos atrás, remontándote a las peleas y las competencias que ocurrieron allí. Es realmente un destino encantador y vale mucho la pena conocerla. Estoy segura que es un lugar inigualable, no encontrarás algo así en otra parte del mundo.